Viaje a Cuba

Viaje a Cuba

Música, alegría y playas paradisíacas son los elementos que dan vida a la imagen de la Cuba más turística. Sin embargo, quienes se alejen de las clásicas rutas podrán descubrir la Cuba más auténtica, que se mueve al ritmo de los tambores e intenta reconstruirse cada día, recomponiendo sus pedazos en una asombrosa amalgama de tradiciones y costumbres.

Tierra de contrastes naturales

Más allá de las clásicas playas adornadas por palmeras, donde la arena siempre es finísima y el mar caliente y cristalino, existen otros paisajes que quitan el aliento. Viñales, por ejemplo, situado al oeste de La Habana, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El Parque Nacional de Viñales regala uno de los paisajes naturales más bellos de Cuba, aunque su secreto mejor guardado es el Valle del Silencio, una relajante plantación de tabaco donde disfrutar de puestas de sol únicas.

En el centro de la isla se encuentra el no menos espectacular Parque Natural Topes de Collantes, una zona ideal para practicar senderismo situada en el corazón de la Sierra del Escambray. Te acogerá una exuberante vegetación en la que proliferan delicadas y coloridas orquídeas. Y cuando necesites refrescarte después de una cuesta demasiado empinada, no tardarás en encontrar saltos de agua donde darse un chapuzón.

Por supuesto, a lo largo de la isla no faltan pequeñas playas que aún conservan el encanto de la tierra virgen. Al este del país se abren playas como la de Gibara, Los Bajos o los Caletones, verdaderas joyas naturales que permanecen ocultas a la mirada de los turistas presurosos que se limitan a Varadero.

De ciudad en ciudad

Aunque la naturaleza cubana tiene todo el encanto y el exotismo que le confiere el Caribe, las ciudades también compiten por la atención del visitante. La Habana es una parada obligatoria, con sus edificios de la época colonial, fieles exponentes de un antiguo esplendor que continúa seduciendo. Para tomarle el pulso a la Cuba más auténtica, siéntate a disfrutar de una puesta de sol en el emblemático malecón y desanda las callejuelas empedradas de La Habana Vieja.

No obstante, a lo largo de la isla se erige una miríada de ciudades, más pequeñas pero igualmente encantadoras y llenas de contrastes. No olvides pasar por Santa Clara, la ciudad donde se gestan las nuevas tendencias y donde se encuentra el impresionante Monumento al Che. Después puedes hacer un alto en Cienfuegos, una encantadora ciudad de mar que aún conserva su herencia francesa.

Por supuesto, viajar a Cuba y no conocer Trinidadsería un verdadero pecado. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, representa un salto a plena época colonial. Podrás ver cómo vivían las familias acaudaladas en el Museo Romántico o conocer de cerca la santería cubana en la Casa Templo de Yemayá.

En el extremo oriental de la isla te aguardan otras sorpresas, sobre todo en Santiago de Cuba, donde se gestó la revolución pero donde también surgieron muchos de los ritmos musicales que después contagiaron al resto del mundo.

 

Foto: https://www.flickr.com/photos/doug88888/7188356538/

Add a Comment

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *


7 + = douze